Fortalecer la capacidad institucional, funcional y organizacional de la comunidad educativa para gestionar los riesgos de desastres; es decir, para prevenir, reducir, responder y rehabilitarse de los impactos causados por emergencias y desastres.